Alejandro Jodorowsky 

Comparte:
CADA SEGUNDO ES LA ETERNIDAD

Cada segundo es la eternidad.

100.00%

votos positivos

Comparte:
EL SOL PARA BRILLAR NO NECESITA...

El sol, para brillar, no necesita ni esperanza.

100.00%

votos positivos

Comparte:
LA MUERTE SÓLO EXISTE EN LA...

La muerte sólo existe en la mirada del otro.

100.00%

votos positivos

Comparte:
LA VERDAD NUNCA SE OBTIENE DE...

La verdad nunca se obtiene de nadie; uno la lleva siempre consigo.

100.00%

votos positivos

Comparte:
NADIE SE HA DESTRUIDO A SÍ...

Nadie se ha destruido a sí mismo para hacer un poema. Nadie.

100.00%

votos positivos

Comparte:
PARA CAMBIAR EL MUNDO ES NECESARIO...

Para cambiar el mundo es necesario comenzar por uno mismo.

100.00%

votos positivos

Comparte:
ARTE MARCIAL

Una vez le preguntaron a un guerrero invencible por qué se paseaba por las calles con un aire tan humilde. Mostró una mano extendida y contestó: “Mis dedos son cinco señores. Estos cinco señores se inclinan ante mí”. Fue cerrando la mano hasta convertirla en un puño. “Mientras más humildes se hacen, más fuerza me dan.”

96.06%

votos positivos

Comparte:
NO SEAS LO QUE OTROS QUIERAN...

No seas lo que otros quieran que seas; sé lo que tú eres.

95.45%

votos positivos

Comparte:
MALA SUERTE

Caminando por la selva se topa con un león dormido. Poniéndose de rodillas ante él, murmura: “Por favor, no me comas”. La bestia sigue roncando. Esta vez grita: “¡Por favor, no me comaaas!”. El animal no se da por enterado. Temblando, le abre las mandíbulas y acerca su cara a los colmillos para volver a gritar el ruego. Inútil. La fiera no despierta. Histérico, comienza a darle patadas en el trasero: “¡No me comas! ¡No me comas! ¡No me comas!”. El león se despierta, salta sobre él y, furioso, comienza a devorarlo. El hombre se queja: “¡Qué mala suerte tengo!”.

76.89%

votos positivos

Comparte:
LAS ARAÑAS SIN MEMORIA

Nadie sabe por qué las arañas olvidaron cómo construir sus telas. Se pusieron muy activas, sus patas se fortificaron y aprendieron a cavar habitaciones bajo la tierra. Pero esa vida oscura no les correspondía. Sentían una inexplicable comezón en las patas y hacían sin cesar gestos de urdir. Comenzaron a fabricar telas que no eran redondas, ni pegajosas, ni transparentes, ni servían para cazar insectos y con orgullo las llamaron “Arcanas”. Fueron acumulándolas en museos, luego en templos. De pronto una araña recuperó la memoria y se puso a tejer, en un rincón del túnel central, una tela redonda, pegajosa, transparente. Las otras arañas armaron un gran escándalo, destruyeron esa “aberración” y encarcelaron a la ciudadana por haber osado ensuciar la ciudad.

72.73%

votos positivos

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 24 obras de Alejandro Jodorowsky

Añade tus comentarios