Dani Alcalà 

Biografía:
Nacido en 1976 en la ciudad de Barcelona, escribe fábulas cortas en las que se mezclan ideas antiguas con otras más actuales, partiendo de un estilo cercano a autores como Esopo, e incorporando en sus relatos hechos cotidianos de hoy en día como visitas al médico para revisar la vista o el uso del teléfono móvil.

Comparte:
EL FLAMENCO Y EL PATO

Un flamenco se posó en un estanque para descansar. Un pato, que lo vio venir, lo saludó:
- Hola amigo, ¿de dónde vienes?
- De los lagos que hay más allá de donde las montañas se juntan con las nieves - contestó el flamenco -; al otro lado del océano.
- Vaya - dijo el pato -. Si que has visto mundo.
El flamenco, viendo que tenía un espectador agradecido, se puso cómodo, y apoyándose sobre una pata, siguió:
- Pues sí, me extraña que no lo conozcas, pues allí también está lleno de patos.
- ¿De veras? ¿Y qué hacen allí los patos?
- Preguntar de dónde vengo.

El pato, viendo que ya estaba todo dicho, siguió nadando en busca de aguas más tranquilas.

Moraleja: No confundas la amabilidad con el halago.

100.00%

votos positivos

Comparte:
DEJA QUE LOS DEMÁS HAGAN FOTOS...

Deja que los demás hagan fotos, que nosotros seremos el paisaje.

100.00%

votos positivos

Comparte:
EL ALCE, EL ÁRBOL Y LA ROCA

Estaba un alce afilando sus astas contra un árbol, cuando el árbol empezó a quejarse:
- Maldito alce, ¿por qué no te aprietas contra la roca?. Me estás haciendo daño y no puedo huir a ninguna parte. La roca por lo menos está muerta.
En estas que la roca alzó la voz:
- Árbol loco, no envíes tus males a los demás y resuelve tus problemas directamente con el alce. A mí tampoco me haría ninguna gracia que viniese a frotarse conmigo, y sí, quizá yo no sea un ser vivo, pero llevo aquí más años que todos vosotros juntos así que respetadme a mí también.

Moraleja: La naturaleza es un bien que hay que preservar, todo está ahí por algo.

90.00%

votos positivos

Comparte:
LA PALOMA Y EL NIÑO

Una paloma que iba volando hizo sus necesidades encima de un pobre niño que caminaba hacia su casa.
- ¡Maldita paloma! - gritó el niño. ¡Como te pille te mato!
La paloma, al oír esto, volvió hacia donde el crío y le dijo:
- Siento lo ocurrido, pero mira, yo ayer me comí un chicle del suelo pensando que era una migaja de pan y no me quejé tanto.

Moraleja: Todos cometemos errores.

88.24%

votos positivos

Comparte:
LA URRACA

Una urraca se posó en el alféizar de la ventana de una casa. El dueño, allí presente, le dijo:
- Fuera de aquí, ya sabemos que te gustan los anillos y las joyas, pero yo no tengo nada para ti.

Moraleja: Cuidado con la fama que cultivas de ti, pues luego te perseguirá.

86.67%

votos positivos

Comparte:
EL SALMÓN Y EL OSO

Un salmón subía por el río cuando se topó con un oso que iba cazando a otros salmones.
- Señor Oso - dijo el salmón -. Yo no soy como los otros salmones. Yo sólo subo el río porque me he dejado las llaves de casa. En cuanto las coja volveré a bajar hacia el mar. ¿Verdad que me dejará pasar sin problemas?
- Claro - dijo el oso -. Yo también me he dejado las llaves alguna vez y sé lo molesto que es. Pasa, que no te haré nada.
Y el salmón pasó. Y el oso se lo comió.

Moraleja: No trates a los demás como si fueran tontos, o te encontrarás con más de una sorpresa desagradable.

84.85%

votos positivos

Comparte:
EL GRILLO Y LA SERPIENTE

Un grillo, que no paraba de cantar, fue increpado por una serpiente:
- Oye tú, deja de hacer ruido.
- No es ruido, es música - replicó el grillo -.
La serpiente, visiblemente molesta, sentenció:
- Está visto que la naturaleza, ni te dio voz ni te dio oído.

Moraleja: Tener un buen concepto de uno mismo es una virtud, pero no hay que sobreestimar nuestras capacidades.

84.34%

votos positivos

Comparte:
LA PALOMA Y EL JOVEN

Una paloma, que caminaba por la barandilla de la terraza de un joven, se quedó quieta observando.
- ¡Eh! - gritó la paloma -. ¿Qué haces metido en este piso, que no sales en toda la tarde?
El joven, atónito, respondió a la paloma:
- ¿Y a ti qué te importa?. Estoy chateando y viendo la tele.
- Nada, nada - siguió la paloma -, a mí me da igual, pero yo de ti quitaría toda esta ropa del tendedero, porque está empezando a llover.

Moraleja: Que la tecnología no te abstraiga del mundo en el que vives.

83.33%

votos positivos

Comparte:
LAS LOMBRICES

Dos lombrices de tierra se encontraban discutiendo:
- Pues hoy te tocaba a ti ir a buscar comida, yo me he quedado resguardando la casa.
- Sí claro, ya van dos días seguidos que te quedas en casa sin hacer nada.
- Mentira, ayer era nuestro día de descanso, si tú no lo quisiste aprovechar no es mi problema...
En estas que vino un mirlo y se comió a una de ellas.
La otra, en estado de shock, pensó:
- ¿Y ahora, con quién voy a discutir?

Moraleja: La vida es demasiado corta como para estar siempre discutiendo.

82.46%

votos positivos

Comparte:
LA SEÑORA Y LA GOLONDRINA

Una señora que estaba en casa llamó a su hija y le dijo:
- ¿Ves?. Aquella golondrina está volando bajo. Eso significa que va a haber tormenta.
La golondrina, que escuchó lo que de ella se dijo, se acercó.
- Oiga señora, yo solo voy a mi casa, que me espera mi marido. Si quiere saber el tiempo que va a hacer, ponga las noticias.

Moraleja: Si bien la sabiduría popular es fuente de conocimiento, no podemos creernos todo lo que se dice.

82.05%

votos positivos

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 55 obras de Dani Alcalà

Añade tus comentarios