Edgar Allan Poe 

Biografía:
Edgar Allan Poe (Boston, Estados Unidos, 19 de enero de 1809 - Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849) fue un escritor especialmente reconocido en el campo del relato corto, la novela gótica y los cuentos de terror. Además fue poeta, inventó el relato detectivesco y contribuyó enormemente a la difusión de la ciencia ficción. Su obra marcó a escritores posteriores como Conan Doyle, Julio Verne, H. P. Lovecraft o Ray Bradbury y es tal su legado que hasta existen varias instituciones en Estados Unidos dedicadas a su memoria, entre las cuales un museo en Richmond, otro en Baltimore, el Edgar Allan Poe National Historic Site en Filadelfia, o el Edgar Allan Poe Cottage de Nueva York. Además, se conserva el que fuera su dormitorio en la Universidad de Virginia. El poema "El cuervo" es buen lugar por donde empezar a adentrarse en su obra.

Comparte:
EL GUSANO VENCEDOR

Ved! En una noche de gala,
En los tardíos años desolados.
Una hueste de ángeles alados,
Envueltos en velos y ahogados en lágrimas,
Sentados en el teatro, para ver
Un drama de temores y esperanzas,
Mientras la orquesta balbucea
La música de las esferas.

Unos mimos, hechos a imagen del Dios Alto,
Murmuran y susurran en voz baja,
Revoloteando de un lado a otro:
Simples títeres que vienen y van
Al capricho de unas vastas masas informes
Que recorren el escenario proyectando
Con sus alas de cóndor el invisible Dolor.

El drama apretado (que no caerá
En el olvido, estad seguros)
Con su fantasma perseguido sin cesar
Por una turba que no lo puede apresar,
A través de un círculo que siempre gira
Sobre el mismo espacio,
Y tanta locura, y aun más Pecado
Y el Horror como alma de la intriga.

Pero, ved! en medio del gesticulante tumulto,
Una forma reptante se introduce:
Una cosa sanguinolenta que se debate
En la soledad del escenario.
¡Se retuerce! ¡Se retuerce! Con mortal angustia
Los mimos se convierten en su cena,
Y los serafines lloran al ver los colmillos
Embebidos en sangre humana.

¡Afuera, afuera las luces, afuera todo!
Y sobre cada sombra palpitante
Cae el telón, como una mortaja fúnebre,
Con el rugido de la tormenta,
Mientras los ángeles, pálidos y excitados,
Se ponen de pie y quitando sus velos declaran
Que la obra es la tragedia del Hombre
Y su héroe el Gusano Vencedor.

100.00%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:
SOLO

Desde el tiempo de mi infancia no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude traer
mis pasiones de una simple primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pesar, no podría despertar
mi corazón al júbilo con el mismo tono;
Y todo lo que amé, lo amé Solo.
Entonces -en mi infancia- en el alba
de la vida más tempestuosa, se sacó
de cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata:
Del torrente, o la fuente,
Del risco rojo de la montaña,
Del sol que giraba a mi alrededor
en su otoño teñido de oro,
Del rayo en el cielo
cuando pasaba volando cerca de mí,
Del trueno y la tormenta,
Y la nube que tomó la forma
(Cuando el resto del Cielo era azul)
De un demonio ante mi vista.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
TODO MOVIMIENTO CUALQUIERA QUE SEA SU...

Todo movimiento, cualquiera que sea su causa, es creador.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
PARA MÍ LA POESÍA NO HA...

Para mí la poesía no ha sido un propósito, sino una pasión.

78.02%

votos positivos

Votos totales: 91

Comparte:
AMIGOS QUE POR SIEMPRE NOS DEJARON

Amigos que por siempre
Nos dejaron,

Caros amigos para siempre idos,
¡Fuera del Tiempo
Y fuera del Espacio!

Para el alma nutrida de pesares,
Para el transido corazón, acaso.

77.46%

votos positivos

Votos totales: 71

Comparte:
PARA M-

No me aflige que mi cuota de mundo
Tenga poco de terrenal en ella;
Ni que años de amor, en un minuto
De rencor, se esfumen sin dejar huella.

No lamento que los desvalidos
Sean, querida, más dichosos que yo,
Pero sí que sufras por mi destino,
Siendo un pasajero como soy.

No es que mis fuentes de dicha
Sean extrañas, llorosas-
O que la emoción de un simple beso
Haya paralizado tantos años.

Tampoco que las flores de veinte primaveras
Que se marchitaban al nacer
Yazgan inertes en las cuerdas de mi corazón
Con el peso de una era glacial.

Ni que la hierba ansiosa
Haya crecido sobre mi tumba,
Sino que, mientras esté muerto en vida,
Nunca estaré, mi adorada, en soledad.

77.42%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:
ES DUDOSO QUE EL GÉNERO HUMANO...

Es dudoso que el género humano logre crear un enigma que el mismo ingenio humano no resuelva.

76.19%

votos positivos

Votos totales: 42

Comparte:
¿DESEAS QUE TE AMEN?

¿Deseas que te amen? No pierdas, pues,
El rumbo de tu corazón.
Sólo aquello que eres has de ser
Y aquello que no eres, no.
Así, en el mundo, tu modo sutil,
Tu gracia, tu bellísimo ser,
Serán objeto de elogio sin fin
Y el amor... un sencillo deber.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:
LOS QUE SUEÑAN DE DÍA SON...

Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 48

Comparte:
PAÍS DE HADAS

Valles de sombra y aguas apagadas
y bosques como nubes,
que ocultan su contorno
en un fluir de lágrimas.
Allí crecen y menguan unas enormes lunas,
una vez y otra vez, a cada instante,
en canto que la noche se desliza,
y avanzan siempre, inquietas,
y apagan el temblor de los luceros
con el aliento de su rostro blanco.
Cuando el reloj lunar señala medianoche,
una luna más fina y transparente
desciende, poco a poco,
con el centro en la cumbre
de una sierra elevada,
y de su vasto disco
se deslizan los velos dulcemente
sobre aldeas y estancias,
por doquier; sobre extrañas
florestas, sobre el mar
y sobre los espíritus que vuelan
y las cosas dormidas:
y todo lo sepultan
en un gran laberinto luminoso.
¡Ah, entonces! ¡Qué profunda
es la pasión que ponen en su sueño!
Despiertan con el día,
y sus lienzos de luna
se ciernen ya en el cielo,
con inquietas borrascas,
y a todo se parecen: más que nada
semejan un albatros amarillo.
Y aquella luna no les sirve nunca
para lo mismo: en tienda
se trocará otra vez, extravagante.
Pero ya sus pedazos pequeñitos
se tornan leve lluvia,
y aquellas mariposas de la Tierra
que vuelan, afanosas del celaje,
y bajan nuevamente,
sin contentarse nunca,
nos traen una muestra,
prendida de sus alas temblorosas.

73.49%

votos positivos

Votos totales: 166

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 41 obras de Edgar Allan Poe

Añade tus comentarios