18 Poemas de Luis de Góngora 

Comparte:
A UNA MONJA, ENVIÁNDOLE UN MENUDO Y UN CUARTO DE TERNERA

Con mucha llaneza trata
quien, debiéndolo en escudos,
viene a pagar en menudos
a quien lo regala en plata;
de las terneras que mata
don Alonso de Guzmán,
hoy presentado me han
ese cuarto de ternera:
tomadlo, que yo quisiera
que fuera de tafetán.

86.67%

votos positivos

Votos totales: 15

Comparte:
ENVIANDO DOS CONEJOS A UNA MONJA PARIENTA SUYA

Dos conejos, prima mía,
envío a vuestra merced,
tan muertos en una red
como aquél que los envía;
hágaseles este día
en vuestra celda el entierro,
por que por dicha o por yerro
mudéis, señora, de estilo,
que si mata red de hilo,
bien matará red de hierro.

83.33%

votos positivos

Votos totales: 12

Comparte:
GUERRA ME HACEN DOS CUIDADOS

Guerra me hacen dos cuidados
de contrarios accidentes:
uno de males presentes,
otro de bienes pasados;
en la memoria cebados,
voraz símil cada cual
del buitre ha sido, infernal,
cuyo insaciable desdén
plumas ha vestido al bien,
garras ha prestado al mal.

80.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:
LAS REDES SOBRE EL ARENA

Las redes sobre el arena,
y la barquilla, ligada
a una roca que las ondas
convierten de piedra en agua,
el pobre Alcïón se queja
por ver a la hermosa Glauca,
fuego de los pescadores
y gloria de aquella playa.

79.55%

votos positivos

Votos totales: 88

Comparte:
LA DULCE BOCA

La dulce boca que a gustar convida
un humor entre perlas destilado,
y a no invidiar aquel licor sagrado
que a Júpiter ministra el garzón de Ida,

¡amantes! no toquéis si queréis vida:
porque entre un labio y otro colorado
Amor está de su veneno armado,
cual entre flor y flor sierpe escondida.

No os engañen las rosas que al Aurora
diréis que aljofaradas y olorosas
se le cayeron del purpúreo seno.

Manzanas son de Tántalo y no rosas,
que después huyen dél que incitan ahora
y sólo del Amor queda el veneno.

77.78%

votos positivos

Votos totales: 270

Comparte:
EN DOS LUCIENTES ESTRELLAS

En dos lucientes estrellas,
y estrellas de rayos negros,
dividido he visto el sol
en breve espacio de cielo;
el luciente oficio hacen,
de las estrellas de Venus,
las mañanas, como el alba,
las noches, como el lucero.
Las formas perfilan de oro,
milagrosamente haciendo,
no las bellezas, obscuras,
sino los obscuros, bellos;
cuyos rayos para él
son las llaves de su puerto,
si tiene puertos un mar
que es todo golfos y estrechos.
Pero no son tan piadosos,
aunque sí lo son, pues vemos
que visten rayos de luto
por cuantas vidas han muerto.

76.79%

votos positivos

Votos totales: 56

Comparte:
DE LA AMBICIÓN HUMANA

Mariposa, no sólo no cobarde,
mas temeraria, fatalmente ciega,
lo que la llama el Fénix aún le niega.
quiere obstinada que a sus alas guarde:

pues en su daño arrepentida larde,
del esplendor solicitada, llega
a lo que luce, y ambiciosa entrega
su mal vestida pluma a lo que arde.

¡Yace gloriosa en la que dulcemente
huesa le ha prevenido abeja breve,
suma felicidad a yerro sumo!

No a mi ambición contrario tan luciente,
menos activo, si cuanto más leve,
cenizas la hará, si abrasa el humo.

73.79%

votos positivos

Votos totales: 145

Comparte:
ÉRASE UNA VIEJA

Érase una vieja
de gloriosa fama,
amiga de niñas,
de niñas que labran;
para su contento
alquiló una casa
donde sus vecinas
hagan sus coladas.
Con la sed de amor
corren a la balsa
cien mil sabandijas
de natura varia,
a que con sus manos,
pues tiene tal gracia,
como el unicornio,
bendiga las aguas;
también acudía
la viuda honrada,
del muerto marido
sintiendo la falta
con tan grande extremo,
que allí se juntaba
a llorar por él
lágrimas cansadas.

72.73%

votos positivos

Votos totales: 11

Comparte:
TODO SE MURMURA

Todo se murmura,
y la culpa toda
tiene, la malicia,
fondo en invidiosa.
Luce un caballero
con hacienda poca;
anda otro, más rico,
su persona sola.
Ríense los dos
(la razón les sobra)
de que el uno gaste,
de que el otro esconda.
Ríese la zorra,
búrlase la mona,
de que le falte cola,
de que le sobre cola.

72.00%

votos positivos

Votos totales: 25

Comparte:
LEVANTANDO BLANCA ESPUMA

Levantando blanca espuma,
galeras de Barbarroja
ligeras le daban caza
a una pobre galeota
en que alegre el mar surcaba
un mallorquín con su esposa,
dulcísima valenciana
bien nacida, si hermosa.
Del Amor agradecido,
se la llevaba a Mallorca,
tanto a celebrar las pascuas
cuanto a festejar las bodas.
Y cuando a los sordos remos
más se humillaban las olas,
más se ajustaba a la vela
el blando viento que sopla,
espïándola detrás
de una punta insidïosa
estaba el fiero terror
de las playas españolas;
sobresaltóla en el punto
que por una parte y otra
sus cuatro enemigos leños
tristemente la coronan.
Crece en ellos la cudicia
y en estotros la congoja,
mientras se queja la dama,
derramando tierno aljófar:
«Favorable, cortés viento,
si eres el galán de Flora,
válgasme en este peligro
por el regalo que gozas.
Tú, que, embravecido, puedes,
los bajeles que te enojan,
embestillos en la arena
con más daño que en las rocas;
tú, que con la misma fuerza
cuando al humilde perdonas
sueles de armadas reales
escapar barquillas rotas:
salga esta vela a lo menos
de estas manos rigurosas,
cual de garras de halcón
blancas alas de paloma».

71.43%

votos positivos

Votos totales: 35

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 18 Poemas de Luis de Góngora

Añade tus comentarios