Emily Dickinson 

SOBREVIVÍ LA NOCHE DE UN MODO SECRETO

Sobreviví la noche de un modo secreto
y entro en el día.
Le basta al que está a salvo saber que fue salvado
aunque no sepa el cómo.

Tomo, pues, mi lugar entre los vivos,
como quien deja que lo lleven,
candidata al azar de la mañana
pero citada con los muertos.

61.60%

votos positivos

Votos totales: 125

Comparte:

SOY NADIE. ¿TÚ QUIÉN ERES?

Soy nadie. ¿Tú quién eres?
¿Eres tú también nadie?
Ya somos dos entonces. No lo digas:
lo contarían, sabes.
Qué tristeza ser alguien,
qué público: como una rana
decir el propio nombre junio entero
para una charca admiradora.

60.13%

votos positivos

Votos totales: 158

Comparte:

EMBRIAGUEZ

En jarros tallados en nácar
apuro un licor ignorado...
Tal vez ni del Rhin en las cavas
pudiera mi sed encontrarlo.
Con una embriaguez de rocío,
borracha de incógnitos hálitos,
tabernas de azul diluido
recorro en perpetuos veranos.
Cuando las abejas
y las mariposas,
agobiadas, ebrias,
vuelen de las pomas,
aún libaré yo mi vaso
de extraño licor...
Hasta que los ángeles
me agiten su níveo penacho,
y a los ventanales
celestes se asomen los santos
para contemplarme
borracha de azul y de sol.

56.52%

votos positivos

Votos totales: 46

Comparte:

LA PERCEPCIÓN DE UN OBJETO CUESTA

La percepción de un objeto cuesta
precisamente la pérdida del objeto
La percepción en sí es una ganancia
que responde a su precio.
El objeto absoluto es nulo
la percepción lo hace excelente
y luego reconviene a la perfección
que lo sitúa tan lejos.

55.88%

votos positivos

Votos totales: 136

Comparte:

Desde el 31 hasta el 34 de un total de 34 obras de Emily Dickinson

Añade tus comentarios