Rafael Alberti 

CUANDO TÚ APARECISTE PENABA YO EN...

Cuando tú apareciste, penaba yo en la entraña más profunda de una cueva sin aire y sin salida. ("Retornos del amor recién aparecido")

71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

LUNA MÍA DE AYER, HOY DE MI OLVIDO...

Luna mía de ayer, hoy de mi olvido,
Ven esta noche a mí, baja a la tierra,
Y en vez de ser hoy luna de la guerra,
Sélo tan sólo de mi amor dormido.

Dale en tu luz el reno perseguido
Que por los yelos de tus ojos yerra,
Y dile, si tu lumbre lo destierra,
Que será lana su destierro y nido.

Tiempos de horror en que la sangre habita
Obligatoriamente separada
De la linde natal de su terreno.

¡Ay luna de mi olvido, tu visita
no me despierte el labio de la espada,
sí el de mi amor, guardado por tu reno!

70.70%

votos positivos

Votos totales: 454

Comparte:

SUBES DEL MAR, ENTRAS DEL MAR AHORA

Subes del mar, entras del mar ahora.
Mis labios sueñan ya con tus sabores.
Me beberé tus algas, los licores
de tu más escondida, ardiente flora.

Conmigo no podrá la lenta aurora,
pues me hallará prendido a tus alcores,
resbalando por dulces corredores
a ese abismo sin fin que me devora.

Ya estás del mar aquí, flor sacudida,
estrella revolcada, descendida
espuma seminal de mis desvelos.

Vuélcate, estírate, tiéndete, levanta,
éntrate toda entera en mi garganta,
y para siempre vuélame a tus cielos.

70.63%

votos positivos

Votos totales: 126

Comparte:

RETORNOS DEL AMOR TAL COMO ERA

Eras en aquel tiempo rubia y grande,
sólida espuma ardiente y levantada
Parecías un cuerpo desprendido
de los centros del sol, abandonado
por un golpe de mar en las arenas.

Todo era fuego en aquel tiempo. Ardía
la playa en tu contorno. A rutilantes
vidrios de voz quedaban reducidos
las algas, los moluscos y las piedras
que el oleaje contra ti mandaba.

Todo era fuego, exhalación, latido
de onda caliente en ti. Si era una mano
la atrevida o los labios, ciegas ascuas,
voladoras, silbaban por el aire.
Tiempo abrasado, sueño consumido.

Yo me volqué en tu espuma en aquel tiempo.

70.59%

votos positivos

Votos totales: 68

Comparte:

AMARANTA

Rubios, pulidos senos de Amaranta,
por una lengua de lebrel limados
pórticos de limones desviados
por el canal que asciende a tu garganta.

Rojo, un puente de rizos se adelanta
e incendia tus marfiles ondulados.
Muerde, heridor, tus dientes desangrados,
y corvo, en vilo, al viento te levanta.

La soledad, dormida en la espesura
calza su pie de céfiro y desciende
del olmo alto al mar de la llanura.

Su cuerpo en sombra, oscuro, se le enciende,
y gladiadora, como un ascua impura
entre Amaranta y su amador se tiende.

70.50%

votos positivos

Votos totales: 139

Comparte:

EL LANCERO Y EL FOTÓGRAFO

¡Quiero retratarme, quiero,
con mi traje de lancero,
con mi casco y su plumero,
y quiero ser el primero!

Quietecito, quietecito
con la lanza, el caballero,
que va a salir, volandero,
de esta casa, un pajarito.

¿Qué pajarito?
Un pajarito jilguero.

¡Pues lo quiero!
¡Qué mal lancero!

70.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

A NIEBLA, MI PERRO

«Niebla», tú no comprendes: lo cantan tus orejas,
el tabaco inocente, tonto, de tu mirada,
los largos resplandores que por el monte dejas,
al saltar, rayo tierno de brizna despeinada.
Mira esos perros turbios, huérfanos, reservados,
que de improviso surgen de las rotas neblinas,
arrastrar en sus tímidos pasos desorientados
todo el terror reciente de su casa en ruinas.
A pesar de esos coches fugaces, sin cortejo,
que transportan la muerte en un cajón desnudo;
de ese niño que observa lo mismo que un festejo
la batalla en el aire, que asesinarle pudo;
a pesar del mejor compañero perdido,
de mi más que tristísima familia que no entiende
lo que yo más quisiera que hubiera comprendido,
y a pesar del amigo que deserta y nos vende;
«Niebla», mi camarada,
aunque tú no lo sabes, nos queda todavía,
en medio de esta heroica pena bombardeada,
la fe, que es alegría, alegría, alegría.

69.62%

votos positivos

Votos totales: 339

Comparte:

A TRAVÉS DE LOS SIGLOS POR...

A través de los siglos, por la nada del mundo, yo, sin sueño, buscándote. ("Paraíso perdido")

66.67%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

LA NIÑA ROSA, SENTADA...

La niña rosa, sentada.
Sobre su falda,
como una flor,
abierto, un atlas.
¡Cómo la miraba yo
viajar, desde mi balcón!
Su dedo, blanco velero,
desde las islas Canarias
iba a morir al mar Negro.
¡Cómo la miraba yo
morir, desde mi balcón!.
La niña, rosa sentada.
Sobre su falda,
como una flor,
cerrado, un atlas.
Por el mar de la tarde
van las nubes llorando
rojas islas de sangre.

65.78%

votos positivos

Votos totales: 830

Comparte:

NACE EN LAS INGLES UN CALOR...

Nace en las ingles un calor callado, como un rumor de espuma silencioso. (poema "Campo de batalla")

64.06%

votos positivos

Votos totales: 64

Comparte:

Desde el 11 hasta el 20 de un total de 30 obras de Rafael Alberti

Añade tus comentarios