Dani Alcalà 

Biografía:
Nacido en 1976 en la ciudad de Barcelona, escribe fábulas cortas en las que se mezclan ideas antiguas con otras más actuales, partiendo de un estilo cercano a autores como Esopo, e incorporando en sus relatos hechos cotidianos de hoy en día como visitas al médico para revisar la vista o el uso del teléfono móvil.

LA SERPIENTE, EL PERRO Y EL BUITRE

Una serpiente se encontraba jugando con un perro en el monte. En estas que el perro se sentó y dijo:
- Oye, serpiente, se supone que tú y yo no podemos jugar, me podrías picar.
- Tienes razón - replicó la serpiente - de hecho tú podrías haberme mordido.

Un buitre, que miraba atento a unos metros, oyó la conversación, y no pudo reprimirse:
- Oíd, vosotros dos, si hasta ahora no ha pasado nada, seguid jugando que no va a pasar nada.

Moraleja: Decide por ti mismo, no según lo que digan los otros, especialmente si tienen algún interés oculto.

78.81%

votos positivos

Votos totales: 236

Comparte:

LA GALLINA Y EL RATÓN

Una gallina que estaba poniendo un huevo fue interrumpida por un ratón que pasaba por allí.
- Oye gallina, y si sólo tienes un agujero allá abajo, ¿cómo sabes si lo que sacas es caquita o es un huevo?
- Y tú, ratón - contestó la gallina-, si no tienes pico sino boca, ¿cómo sabes si lo que dices tiene sentido o es una tontería?

Moraleja: Lo que para unos es muy fácil de entender, para otros es incomprensible, y también pasa al contrario.

77.78%

votos positivos

Votos totales: 27

Comparte:

LA PALOMA Y EL NIÑO

Una paloma que iba volando hizo sus necesidades encima de un pobre niño que caminaba hacia su casa.
- ¡Maldita paloma! - gritó el niño. ¡Como te pille te mato!
La paloma, al oír esto, volvió hacia donde el crío y le dijo:
- Siento lo ocurrido, pero mira, yo ayer me comí un chicle del suelo pensando que era una migaja de pan y no me quejé tanto.

Moraleja: Todos cometemos errores.

77.71%

votos positivos

Votos totales: 350

Comparte:

EL CONEJO PERPLEJO

Un conejo que se encontraba en el bosque comiendo una zanahoria, observó que se hacía como de noche antes de lo normal. Pensó que sería una tormenta, así que fue a resguardarse a su madriguera.

Tras un par de horas, viendo que no llovía, salió y preguntó a un topo:
- Oye topo, he notado que se ponía el cielo oscuro pero no ha llovido, ¿sabes qué está pasando?
- Sí - respondió este -, me lo contó un buscador de setas el otro día. Se ve que la contaminación de la ciudad está empezando a llegar hasta aquí.

Moraleja: Cuidemos el medio ambiente.

77.50%

votos positivos

Votos totales: 40

Comparte:

LAS LOMBRICES

Dos lombrices de tierra se encontraban discutiendo:
- Pues hoy te tocaba a ti ir a buscar comida, yo me he quedado resguardando la casa.
- Sí claro, ya van dos días seguidos que te quedas en casa sin hacer nada.
- Mentira, ayer era nuestro día de descanso, si tú no lo quisiste aprovechar no es mi problema...
En estas que vino un mirlo y se comió a una de ellas.
La otra, en estado de shock, pensó:
- ¿Y ahora, con quién voy a discutir?

Moraleja: La vida es demasiado corta como para estar siempre discutiendo.

76.99%

votos positivos

Votos totales: 439

Comparte:

LA RANA Y EL MOSQUITO

Un día una rana que croaba en un charco sin parar fue interrumpida por un mosquito.
- ¿Por qué haces tanto ruido si nos vas a comer igual?. Ya que nos quitas la vida, por lo menos ten la amabilidad de dejarnos vivir en paz el poco tiempo que nos queda.

Moraleja: No seas egoísta y piensa también en los demás.

76.67%

votos positivos

Votos totales: 180

Comparte:

EL PERRO Y EL GALLO

Pasó un perro junto a un valla un día por la mañana, con el Sol ya levantado. Junto a ella se encontraba, dormido, un gallo.
- Oye tú, despierta - gritó el perro -, ¿Qué haces todavía dormido?. Ya es de día y no has cantado. ¿No te da vergüenza?
Mientras el perro hablaba, el gallo se desperezaba.
- ¿Qué haces molestando? - contestó el gallo - . Déjame dormir y ocúpate de tus asuntos. Hoy me encuentro enfermo y necesito descansar.

Moraleja: Antes de sacar conclusiones, entérate bien de cuál es la situación, o estarás cerca de juzgar injustamente los hechos.

76.67%

votos positivos

Votos totales: 120

Comparte:

LAS HORMIGAS

Una hormiga obrera se encontró un día con una hormiga macho, y le dijo:
- Oye, llevo toda la semana trabajando y a ti sólo te he visto comer y hacer el vago.
- Mi misión es fecundar a la hormiga reina - dijo la hormiga macho -.
- Pues por lo menos podrías disimular un poco.

Moraleja: Si tienes la suerte de estar favorecido por la sociedad, por lo menos no te regocijes y respeta a los que tienen menos que tú.

76.53%

votos positivos

Votos totales: 98

Comparte:

EL GRILLO Y LA SERPIENTE

Un grillo, que no paraba de cantar, fue increpado por una serpiente:
- Oye tú, deja de hacer ruido.
- No es ruido, es música - replicó el grillo -.
La serpiente, visiblemente molesta, sentenció:
- Está visto que la naturaleza, ni te dio voz ni te dio oído.

Moraleja: Tener un buen concepto de uno mismo es una virtud, pero no hay que sobreestimar nuestras capacidades.

76.33%

votos positivos

Votos totales: 338

Comparte:

LOS CABALLOS

Un caballo salvaje se encontró con uno domesticado y tuvieron una conversación:
- Oye, estoy harto de tener que ir a buscar comida cada día, tú eres afortunado y te la dan.
- ¡Tú si que eres afortunado, que puedes ir en busca de todas las yeguas que quieras!

En estas, salió de su casa el granjero y dijo:
- Os he estado escuchando, y creo que lo mejor es que cambiéis vuestro papel. A partir de hoy me quedo con el caballo salvaje mientras que a ti te libero.

- ¡No hombre, por Dios! - replicaron ambos caballos a la vez -. ¿Cómo íbamos a poder adaptarnos si ya somos adultos?

Moraleja: El miedo al cambio siempre encuentra buenas razones.

76.15%

votos positivos

Votos totales: 109

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 54 obras de Dani Alcalà

Añade tus comentarios