Esopo  

EL CAMELLO BAILARÍN

Obligado por su dueño a bailar, un camello comentó:
- ¡Que cosa! No sólo carezco de gracia andando, sino que bailando soy peor aun.

Moraleja: Usa siempre cada cosa para el propósito con el que fue creado.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EL RATÓN CAMPESINO Y EL RATÓN CORTESANO

Un ratón campesino tenía por amigo a otro de la corte, y lo invitó a que fuese a comer a la campiña. Mas como sólo podía ofrecerle trigo y yerbajos, el ratón cortesano le dijo:
- ¿Sabes amigo, que llevas una vida de hormiga? En cambio yo poseo bienes en abundancia. Ven conmigo y a tu disposición los tendrás.
Partieron ambos para la corte. Mostró el ratón ciudadano a su amigo trigo y legumbres, higos y queso, frutas y miel. Maravillado el ratón campesino, bendecía a su amigo de todo corazón y renegaba de su mala suerte. Dispuestos ya a darse un festín, un hombre abrió de pronto la puerta.
Espantados por el ruido los dos ratones se lanzaron temerosos a los agujeros. Volvieron luego a buscar higos secos, pero otra persona incursionó en el lugar, y al verla,
los dos amigos se precipitaron nuevamente en una rendija para esconderse. Entonces el ratón de los campos, olvidándose de su hambre, suspiró y dijo al ratón cortesano:
- Adiós amigo, veo que comes hasta hartarte y que estás muy satisfecho; pero es al precio de mil peligros y constantes temores. Yo, en cambio, soy un pobrete y vivo mordisqueando la cebada y el trigo, mas sin congojas ni temores hacia nadie.

Moraleja: Es tu decisión escoger el disponer de ciertos lujos y ventajas que siempre van unidos a congojas y zozobras, o vivir un poco más austeramente pero con más serenidad.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

EL ASNO JUGUETÓN

Un asno se subió al techo de una casa y brincando allá arriba, resquebrajó el techado. Corrió el dueño tras de él y lo bajó de
inmediato, castigándolo severamente con un leño. Dijo entonces el asno:
- ¿Por qué me castigan, si yo vi ayer al mono hacer exactamente lo mismo y todos reían felizmente, como si les estuviera dando un gran espectáculo?

Moraleja: Trabaja siempre para lo que te has preparado, no hagas lo que no es de tu campo.

62.50%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

ZEUS Y EL TONEL DE LOS BIENES

Encerró Zeus todos los bienes en un tonel, dejándolo entre las manos de un hombre.
Este hombre, que era un curioso, levantó la tapa del tonel porque quería saber lo que había dentro, y al hacerlo, todos los bienes volaron hacia los dioses, menos la Esperanza.

Moraleja: De ahí que la esperanza es la satisfacción de los humanos, que les promete el regreso de los bienes desaparecidos.

61.11%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:

LA CIERVA EN LA GRUTA DEL LEÓN

Una cierva que huía de unos cazadores, llegó a una gruta donde no sabía que moraba un león.
Entrando en ella para esconderse, cayó en las garras del león.
Viéndose sin remedio perdida, exclamó:
- ¡Desdichada de mí! Huyendo de los hombres, caí en las garras de un feroz animal.

Moraleja: Si tratas de salir de un problema, busca que la salida no sea caer en otro peor.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

LA MULA

Henchida de cebada, una mula (producto del cruce de asno y yegua) se puso a saltar, diciéndose a sí misma:
- Mi padre es un caballo veloz en la carretera, y yo me parezco en todo a él.
Pero llegó la ocasión en que la mula se vio obligada a correr.
Terminada la carrera, muy contrariada, se acordó de pronto de su verdadero padre: el sereno asno.

Moraleja: Siempre debemos reconocer nuestras raíces, respetando nuestras herencias y las ajenas.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

EL CAMELLO VISTO POR PRIMERA VEZ

Cuando los humanos vieron por primera vez al camello, se asustaron, y atemorizados por su gran tamaño emprendieron la huída. Pero pasado el tiempo y viendo que era inofensivo, se envalentonaron y se acercaron a él.
Luego viendo poco a poco que el animal no conocía la cólera, llegaron a domesticarle hasta el punto de colocarle una brida, dándoselo a los niños para conducirlo.

Moraleja: Es natural que lo desconocido lo tratemos siempre con recelo y prudencia. Después de varias observaciones podremos tener un juicio mejor.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

LA CABRA Y EL CABRERO

Llamaba un cabrero a sus cabras para llevarlas al establo. Una de ellas, al pasar por un rico pasto se detuvo, y el cabrero le lanzó una piedra, pero con tan mala suerte que le rompió un cuerno. Entonces el cabrero le suplicó a la cabra que no se lo contara al patrón, a lo que la cabra respondió:
- ¡Quisiera yo quedarme callada, mas no podría! ¡Bien claro está a la vista mi cuerno roto!.

Moraleja: Nunca niegues lo que bien se ve.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

EL GATO Y LAS RATAS

Había una casa invadida de ratas. Lo supo un gato y se fue a ella, y poco a poco iba devorando las ratas. Pero ellas, viendo que rápidamente eran cazadas, decidieron guardarse en sus agujeros.
No pudiendo el gato alcanzarlas, ideó una trampa para que salieran. Trepó a lo alto de una viga, y colgado de ella se hizo el muerto. Pero una de las ratas se asomó, lo vio y le dijo:
- ¡Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina, no me acercaría a ti!

Moraleja: Cuídate siempre de lo que te ofrecen los malvados aunque se te presente como muy lindo y atrayente.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

EL ATÚN Y EL DELFÍN

Viéndose un atún perseguido por un delfín, huía con gran estrépito. A punto de ser cogido, la fuerza de su salto le arrojó sin darse cuenta, sobre la orilla. Llevado por el mismo impulso, el delfín también terminó en el mismo sitio. Se volvió el atún y vio al delfín exhalando el último suspiro.
- No me importa morir - dijo -, porque veo morir conmigo al causante de mi muerte.

Moraleja: Sufrimos con menos dolor las desgracias que nos hacen padecer, cuando las vemos compartidas con quienes nos las causan.

60.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

Desde el 251 hasta el 260 de un total de 294 obras de Esopo

Añade tus comentarios