Juan Ramón Jiménez 

JESÚS EL DULCE, VIENE

Jesús, el dulce, viene...
Las noches huelen a romero...
¡Oh, qué pureza tiene
la luna en el sendero!

Palacios, catedrales,
tienden la luz de sus cristales
insomnes en la sombra dura y fría...
Mas la celeste melodía
suena fuera...
Celeste primavera
que la nieve, al pasar, blanda, deshace,
y deja atrás eterna calma...

¡Señor del cielo, nace
esta vez en mi alma!

69.38%

votos positivos

Votos totales: 1329

Comparte:

EL HOMBRE ES LIBRE TIENE QUE...

El hombre es libre, tiene que ser libre. Su primera virtud, su gran hermosura, su gran amor es la libertad.

68.97%

votos positivos

Votos totales: 29

Comparte:

OCTUBRE II

A través de la paz del agua pura,
el sol le dora al río sus verdines;
las hojas secas van, y los jazmines
últimos, sobre el oro a la ventura.

El cielo, verde, en la más libre altura
de su ancha plenitud, deja los fines
del mundo en un extremo de jardines
de ilusión. ¡Tarde en toda tu hermosura!

¡Qué paz! Al chopo claro viene y canta
un pájaro. Una nube se desvae
sin color, y una sota mariposa,

luz, se sume en la luz... y se levanta
de todo no sé qué hálito, que trae,
triste de no morir aún más, la rosa.

68.84%

votos positivos

Votos totales: 215

Comparte:

¡QUÉ DÉBIL EL LATIDO DE TU...

¡Qué débil el latido de tu corazón leve y qué hondo y qué fuerte su secreto!. ("Qué débil el latido")

68.75%

votos positivos

Votos totales: 16

Comparte:

OTOÑO (Fragmento)

Qué noble paz en este alejamiento
de todo; oh prado bello que deshojas
tus flores; oh agua fría ya, que mojas
con tu cristal estremecido el viento!

67.74%

votos positivos

Votos totales: 31

Comparte:

LA ROSA AZUL

¡Que goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía!
Se me torna celeste la mano, me contagio de otra poesía
Y las rosas de olor, que pongo como ella las ponía, exaltan su color;
y los bellos cojínes, que pongo como ella los ponía, florecen sus jardines;
Y si pongo mi mano -como ella la ponía- en el negro piano,
surge como en un piano muy lejano, mas honda la diaria melodía.

¡Que goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía!
me inclino a los cristales del balcón, con un gesto de ella
y parece que el pobre corazón no está solo.
Miro al jardín de la tarde, como ella,
y el suspiro y la estrella se funden en romántica armonía.

¡Que goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía!
Dolorido y con flores, voy, como un héroe de poesía mía.
Por los desiertos corredores que despertaba ella con su blanco paso,
y mis pies son de raso -¡oh! Ausencia hueca y fría!-
y mis pisadas dejan resplandores.

67.57%

votos positivos

Votos totales: 37

Comparte:

EL EDÉN

Estoy sonriendo echado, a tu sombra, en un tronco suave...

Y me parece que el cielo, copa tuya, mece su azul sobre mi alma.

67.35%

votos positivos

Votos totales: 49

Comparte:

NO NO HAS MUERTO NO RENACES...

No, no has muerto, no. Renaces, con las rosas en cada primavera. ("Amor")

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

LA SOLEDAD ERA ETERNA Y EL...

La soledad era eterna y el silencio inacabable. Me detuve como un árbol y oí hablar a los árboles. ("Árboles hombres")

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

YO NO SÉ CÓMO SALTAR DESDE...

Yo no sé cómo saltar desde la orilla de hoy a la orilla de mañana. ("Jardín")

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Desde el 21 hasta el 30 de un total de 48 obras de Juan Ramón Jiménez

Añade tus comentarios