10 Poemas de Ezra Pound 

FRANCESCA

Saliste de la noche
Con flores en las manos.
Vas a salir ahora del tumulto del mundo,
De la babel de lenguas que te nombra.

Yo que te vi rodeada de hechos primordiales,
Monté en cólera cuando te mencionaron
En oscuros callejones.
¡Cómo me gustaría que una ola fresca cubriera mi mente
Que el mundo se trocara en hoja seca,
O en un vilano al viento,
Para que yo pudiera encontrarte de nuevo
Sola!

100.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

A DIVES

¿Quién soy yo para condenarte, oh Dives,
yo que estoy tan amargado
por la pobreza
como lo estás tú por la inútil riqueza?

100.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

ENCARGO

Id, canciones mías, al solitario y al insatisfecho,
id también al desquiciado, al esclavo de las convenciones,
llevadles mi desprecio hacia sus opresores.
Id como una ola gigante de agua fría,
llevad mi desprecio por los opresores.

Hablad contra la opresión inconsciente,
hablad contra la tiranía de los que no tienen imaginación,
hablad contra las ataduras,
id a la burguesa que se está muriendo de tedio,
id a las mujeres de los barrios residenciales,
id a las repugnantemente casadas,
id a aquellas cuyo fracaso está oculto,
id a las emparejadas sin fortuna,
id a la esposa comprada,
id a la mujer comprometida.

Id a los que tienen una lujuria exquisita,
id a aquellos cuyos deseos exquisitos son frustrados,
id como una plaga contra el aburrimiento del mundo;
id con vuestro filo contra esto,
reforzad los sutiles cordones,
traed confianza a las algas y tentáculos del alma.

Id de manera amistosa,
id con palabras sinceras.
Ansiad el hallazgo de males nuevos y de un nuevo bien,
oponeos a todas las formas de opresión.
Id a quienes la mediana edad ha engordado,
a los que han perdido el interés.

Id a los adolescentes a quienes les asfixia la familia...
¡Oh, qué asqueroso resulta
ver tres generaciones reunidas bajo un mismo techo!
Es como un árbol viejo con retoños
y con algunas ramas podridas y cayéndose.

Salid y desafiad la opinión,
Id contra este cautiverio vegetal de la sangre.
Id contra todas las clases de manos muertas.

78.57%

votos positivos

Votos totales: 14

Comparte:

Δώρια

Sé en mí como los humores eternos
del viento sombrío, y no
transitoria como las cosas—
alegría de las flores.
Colócame en la pesada soledad
de acantilados sin sol
y de aguas oscuras.
Permite que los dioses hablen en susurros sobre nosotros
Desde aquí en adelante,
Las misteriosas flores del Orco
Te recordarán.

70.00%

votos positivos

Votos totales: 10

Comparte:

UNA CHICA

El árbol ha entrado por mis manos,
la savia ha subido por mis brazos,
el árbol ha crecido en mi pecho –
hacia abajo,
las ramas salen de mí, como brazos.

Árbol eres,
musgo eres,
y las violetas en el viento.
Un niña - tan alta - eres,
Y para el mundo todo esto es un delirio.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

MEDITATIO

Cuando considero cuidadosamente los curiosos hábitos de los perros
Estoy obligado a concluir
Que el hombre es un animal superior.
Cuando considero los curiosos hábitos del hombre,
Le confieso, mi amigo, que me sorprendo.

65.00%

votos positivos

Votos totales: 20

Comparte:

EN UNA ESTACIÓN DEL METRO

La aparición de estos rostros en la multitud;
Pétalos en una rama oscura y húmeda.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 8

Comparte:

ALBA

Fresca como las pálidas hojas húmedas
de los lirios del valle
al alba yace ella junto a mí.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 6

Comparte:

EL JARDÍN

Como un ovillo de hebras de seda estampado contra una pared
ella bordea la tapia de un sendero en los jardines de Kensington
y se va muriendo poco a poco
de una especie de anemia emocional.

Y por allí se pasea una chusma
de hijos de la miseria, inmundos, vigorosos, inextinguibles.
Ellos heredarán la tierra.

Ella es el final de la estirpe.
Su aburrimiento es exquisito y excesivo.
Le gustaría que alguien fuese a hablarle,
y casi tiene miedo de que yo
cometa esa indiscreción.

40.00%

votos positivos

Votos totales: 5

Comparte:

ΙΜΕΙΡΩ

Tu alma
Delicada creció hasta la saciedad,
Atis,
Oh Atis,
Añoro tus labios.
Añoro tu pecho ajustado,
Tú inquieta, irrecogida.

33.33%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 10 Poemas de Ezra Pound

Añade tus comentarios