11 Poemas de Alberto Cortez 

A MIS AMIGOS

A mis amigos les adeudo la ternura
y las palabras de aliento y el abrazo;
el compartir con todos ellos la factura
que nos presenta la vida, paso a paso.

A mis amigos les adeudo la paciencia
de tolerarme las espinas más agudas;
los arrebatos de humor, la negligencia,
las vanidades, los temores y las dudas.

Un barco frágil de papel,
parece a veces la amistad
pero jamás puede con él
la más violenta tempestad
porque ese barco de papel,
tiene aferrado a su timón
por capitán y timonel:
un corazón.

A mis amigos les adeudo algún enfado
que perturbara sin querer nuestra armonía;
sabemos todos que no puede ser pecado
el discutir, alguna vez, por tonterías.

A mis amigos legaré cuando me muera
mi devoción en un acorde de guitarra
y entre los versos olvidados de un poema,
mi pobre alma incorregible de cigarra.

Un barco frágil de papel,
parece a veces la amistad
pero jamás puede con él
la más violenta tempestad
porque ese barco de papel,
tiene aferrado a su timón
por capitán y timonel:
un corazón.

Amigo mío si esta copla como el viento,
adonde quieras escucharla te reclama,
serás plural, porque lo exige el sentimiento
cuando se lleva a los amigos en el alma.

78.95%

votos positivos

Votos totales: 76

Comparte:

CANCÚN

Monarca de la luz, el mar Caribe
se despliega sensual sobre la arena,
con su corte de azules me recibe
para hablar en audiencia de mi pena.

“No vale tu tristeza, me reclama,
ante mi voluptuosa exuberancia”.
Es que, verá majestad, cuando uno ama
no puede soportar tanta abundancia

a solas con el cuerpo y con el alma
mientras el corazón en la distancia
en un mar de ojos verdes se derrama.

Estoy aquí por otra circunstancia,
pero no estoy aquí, y ese es el drama.
Suplico, majestad, su tolerancia.

75.00%

votos positivos

Votos totales: 4

Comparte:

CUANDO UN AMIGO SE VA

Cuando un amigo se va
Queda un espacio vacío
Que no lo puede llenar
La llegada de otro amigo

Cuando un amigo se va
Queda un tizón encendido
Que no se puede apagar
Ni con las aguas de un río

Cuando un amigo se va
Una estrella se ha perdido
La que ilumina el lugar
Donde hay un niño dormido

Cuando un amigo se va
Se detienen los caminos
Y se empieza a revelar
El duende manso del vino

Cuando un amigo se va
Galopando su destino
Empieza el alma a vibrar
Porque se llena de frío

Cuando un amigo se va
Queda un terreno baldío
Que quiere el tiempo llenar
Con las piedras del hastío

Cuando un amigo se va
Se queda un árbol caído
Que ya no vuelve a brotar
Porque el viento lo ha vencido

Cuando un amigo se va
Queda un espacio vacío
Que no lo puede llenar
La llegada de otro amigo

71.43%

votos positivos

Votos totales: 7

Comparte:

DISTANCIA

Viento, campos y caminos
Distancia
Qué cantidad de recuerdos
De infancia, amores y amigos
Distancia
Que se han quedado tan lejos
Entre las calles amigas
Distancia
Del viejo y querido pueblo
Donde se abrieron mis ojos
Distancia
Donde jugué de pequeño

Un corazón de guitarra quisiera
Para cantar lo que siento

Allí viví la alegría
Distancia
De aquel primer sentimiento
Que se ha quedado dormida
Distancia
Entre la niebla del tiempo
Primer amor de mi vida
Distancia
Que no pasó del intento
Primer poema del alma
Distancia
Que se ha quedado en silencio

Un corazón de guitarra quisiera
Para cantar lo que siento

¿Dónde estarán los amigos
Distancia
A mis compañeros de juegos?
¿Quién sabe donde se han ido
Distancia
Lo que habrá sido de ellos?
Regresaré a mis estrellas
Distancia
Les contaré mi secreto
Que sigo amándo a mi tierra
Distancia
Aunque me encuentre tan lejos

Un corazón sin distancia quisiera
Para volver a mi pueblo

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

CHIAPAS CON LLUVIA

Hoy anduvo de estreno la mañana
con vestido de lluvia persistente,
coqueteando conmigo en la ventana
y mojando el sombrero de la gente.

Al rato se cansó de su jarana
y el verde recobró su hegemonía.
Me descubrí pensando en la lejana
ventura de un domingo que llovía

contigo entre mis brazos cobijada
sintiendo como el tiempo transcurría
con el grato deber de no hacer nada.

Volví a la realidad que me exigía
urgencia de acudir a una llamada:
el vuelo a Tapachula ya salía.

66.67%

votos positivos

Votos totales: 3

Comparte:

EL ABUELO

I

El abuelo un día
cuando era muy joven
allá en su Galicia,
miró el horizonte
y pensó que otra senda
tal vez existía.
Y al viento del norte
que era un viejo amigo,
le habló de su prisa,
le mostró sus manos
que mansas y fuertes,
estaban vacías,
y el viento le dijo:
"Construye tu vida
detrás de los mares,
allende Galicia".

Y el abuelo un día
en un viejo barco
se marchó de España.
El abuelo un día,
como tantos otros,
con tanta esperanza.
La imagen querida
de su vieja aldea
y de sus montañas
se llevó grabada
muy dentro del alma,
cuando el viejo barco
lo alejó de España.


II

El abuelo un día
subió a la carreta
de subir la vida.
Empuñó el arado,
abonó la tierra
y el tiempo corría.
Y luchó sereno
por plantar el árbol
que tanto quería.
Y el abuelo un día
lloró bajo el árbol
que al fin florecía,
lloró de alegría
cuando vio sus manos,
que un poco más viejas
no estaban vacías.

Y el abuelo entonces,
cuando yo era niño,
me hablaba de España,
del viento del norte,
de la vieja aldea
y de sus montañas.
Le gustaba tanto
recordar las cosas
que llevo grabadas
muy dentro del alma,
que a veces callado,
sin decir palabra,
me hablaba de España.


III

El abuelo un día,
cuando era muy viejo,
allende Galicia.
Me tomó la mano
y yo me di cuenta
que ya se moría.
Y entonces me dijo,
con muy pocas fuerzas
y con menos prisa,
"prométeme, hijo,
que a la vieja aldea
irás algún día,
y al viento del norte
dirás que su amigo,
a una nueva tierra
le entregó la vida".

Y el abuelo un día
se quedó dormido
sin volver a España.
El abuelo un día,
como tantos otros,
con tanta esperanza.
Y al tiempo al abuelo
lo vi en las aldeas,
lo vi en las montañas,
en cada mañana
y en cada leyenda,
por todas las sendas
que anduve de España.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

MI ÁRBOL Y YO

Mi madre y yo lo plantamos
en el limite del patio,
donde termina la casa.
Fue mi padre quien lo trajo
yo tenia cinco años
y él apenas una rama.

Al llegar la primavera
cultivamos bien la tierra
y lo cubrimos de agua
con trocitos de madera,
hicimos una barrera
para que no se dañara.

Mi árbol brotó, mi infancia paso,
hoy bajo su sombra que tanto creció,
tenemos recuerdos mi árbol y yo.

Con el correr de los años
y mis pantalones largos
me llego la adolescencia,
fue a la sombra de mi árbol
una siesta en el verano
donde perdí la inocencia.

Luego fue tiempo de estudios
con regresos a menudo
pero con plena conciencia
se acercaba un largo viaje
solo de ida el pasaje
y así me llegó la ausencia.

Mi árbol brotó, mi infancia paso.etc.

Muchos años han pasado
y por fin he regresado
a mi terruño querido
y en el limite del patio
ahí me estaba esperando
como se espera a un amigo...

Parecía sonreírme
como queriendo decirme
"mira... estoy lleno de nidos",
ese árbol que plantamos
hacen como unos veinte años
cuando yo solo era un niño.

Aquel que brotó y el tiempo pasó...
mitad de mi vida con el se quedó...
hoy bajo su sombra, que tanto creció
tenemos recuerdos... mi árbol y yo.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

CASTILLOS EN EL AIRE

Quiso volar igual que las gaviotas,
libre en el aire, por el aire libre
y los demás dijeron, "¡pobre idiota,
no sabe que volar es imposible!".

Mas él alzó sus sueños hacia el cielo
y poco a poco, fue ganando altura
y los demás, quedaron en el suelo
guardando la cordura.

Y construyó, castillos en aire
a pleno sol, con nubes de algodón,
en un lugar, adonde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.

Y construyó ventanas fabulosas,
llenas de luz, de magia y de color
y convocó al duende de las cosas
que tiene mucho que ver con el amor.

En los demás, al verlo tan dichoso,
cundió la alarma, se dictaron normas,
"No vaya a ser que fuera contagioso..."
tratar de ser feliz de aquella forma.

La conclusión, es clara y contundente,
lo condenaron por su chifladura
a convivir de nuevo con la gente,
vestido de cordura.

Por construir castillos en el aire
a pleno sol, con nubes de algodón
en un lugar, adonde nunca nadie
pudo llegar usando la razón.

Y por abrir ventanas fabulosas,
llenas de luz, de magia y de color
y convocar al duende de las cosas
que tienen mucho que ver con el amor.

Acaba aquí la historia del idiota
que por el aire, como el aire libre,
quiso volar igual que las gaviotas...,
pero eso es imposible..., ¿o no?...

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

CHIAPAS

Estas tierras de guerra no me asustan,
me arropa tu recuerdo, valentía
no me sobra y las galas no me gustan
aunque presumo sí, de bonomía.

Y tú, mar de por medio, ¿qué dirías
si te dijera yo que me han herido,
que está mi corazón de enfermería?.
¡No te alarmes!, verás ha sucedido

que mi alma, alzada en armas ha cargado
la ballesta mejor que poseía,
y sin menos ni más, ha disparado

su saeta con grande puntería,
contra este pobre ausente, enamorado
y lo ha dañado de melancolía.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

GUADALAJARA

El sur quedó en el sur "exuberando"
su fiesta de calor y de colores.
De pronto entre las nubes asomando
se ve Guadalajara y los fervores

aumentan al saber que nos espera,
el reto conceptual de superarnos
en el macro auditorio de la feria
con una multitud para escucharnos.

A la hora de andar empieza el viaje,
Ricardo y yo sin red en el vacío
a piano y voz, glosamos “Equipaje”,

Facundo al ingresar completa el trío.
Se deslizan dos horas y un paisaje
de alegría en las almas del gentío.

50.00%

votos positivos

Votos totales: 2

Comparte:

Desde el 1 hasta el 10 de un total de 11 Poemas de Alberto Cortez

Añade tus comentarios